domingo, febrero 28, 2010

Habiendo Vivido el Terremoto de 1960





Con motivo del reciente sismo 8.8 en nuestro país, se han elevado una cantidad de opiniones sobre la calidad de las viviendas, y además se ha entrado a cuestionar el uso de ciertos materiales vernaculares.

Sin embargo la respuesta habitual ante la emergencia, es casas prefabricadas de madera. Me tocó vivir el terremoto de 1960 en Osorno y el año siguiente en Valdivia; y dada la magnitud de la catástrofe, el gobierno de la época, con las disponibilidades técnicas de los sesenta, albergó a los miles de damnificados, en dos planchas de " Cholguán", que oficiaban de carpa.

La lluvia no cejó, y tanto el barro, el frío y la humedad, complicaban por minuto el desatre.
La historia es amplia y detallada, a 45 años de los sucesos, y sin embargo, lo que aceció en el Norte de nuestro país, ha tenido una cobertura mediática que excede con mucho a la magnitud del siniestro.